viernes, 29 de julio de 2011

Caballito se redime: Il Trovatore


Una una época en la que fui cheto. Los primeros años de la secundaria. También tuve muchos granitos producto de la adolescencia. Para sacarme de ese peso facial iba a la cama solar. La primera parte del relato se retroalimenta con el acné.
El solarium artificial quedaba en la unión de acoyte y rivadavia. Entonces, volvía a mi casa por la avenida más larga de buenos aires pero ahora iluminado artificialmente.
La parada obligatoria era Il Trovatore. Dulce de leche granizado y chocolate blanco, cantaba feliz!
Hoy me voy a NY, parte de mi recorrida será ir a heladerías por eso para poder comparar con los de Argentina, fui a la mencionada heladería. Pedí los mismos gustos. Al mismo tiempo, es una linda forma de despedirme de mi espacio.
sinceramente, me generó emoción, linda como siempre, antigua como siempre.
El helado de dulce de leche tiene ese gusto a helado de antes, no de cadena, de antes. Pero a diferencia de otros de aquellos tiempos, es exquisito.
El chocolate blanco, que me gusta más que el negro, tenía pedazos de ese manjar claro.
Pedí un vaso mediano, me subí al taxi y pensé en los helados que voy a tomar en la Gran Manzana.
Hasta la vuelta.

Sobre la heladería: entren a su página. http://www.iltrovatore.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada